La edad de la especie humana

¿Y si la especie humana fuese ella misma un ser humano? Podría conocer, dar pasos hacia adelante, hacia atrás; evolucionar. Podría nacer… y como todo ser morir. Su tiempo sería igual al del ser humano pero a un ritmo mucho más lento.
En una primera instancia, al nacer, iría dando sus primeros pasos, aprendería a gatear, a caminar erguida, a hablar,  comunicarse. Se relacionaría con otras especies y aprendería a conocerse a sí misma, a comprender sus limitaciones e intentar superarlas.
Aprendería de sus errores, algunos tendrían que repetirse más de una vez para aceptar que se habría equivocado. Y así, paso a paso, el tiempo le otorgaría de experiencia y de sabiduría.
Si la especie humana fuera un ser recorrería las mismas etapas por las que pasa el ser humano: infancia, niñez, adolescencia, juventud, adultez y vejez.
Cuando el ser humano se concentra en una gran multitud y canta, cantan cada uno de los individuos al unísono, es curioso, pero siempre suena la misma voz. Es ese color de voz tan reconocible que forma una única voz, como si fuera o fuese una única persona, siempre la misma. Y yo me pregunto, ¿es esa la voz de la especie humana? ¿Es ese color, ese timbre, el único indicativo, la única pista que, en su timidez, la especie humana nos da?
Una voz joven y enérgica, quizás la edad de la especie humana. Oculta ha estado su existencia por todos y cada unos de los seres que la han compuesto, la componen y la compondrán. Una música donde la letra está escrita por ella misma y nosotros solo podemos más que prestarle nuestra voz para escucharle hablar, para sentir su existencia.
Tal vez, su voz es la prueba de que, si la especie humana es un ser humano, todavía no ha llegado a su etapa adulta.
Si todavía está en la etapa de la juventud, eso, ese detalle, nos esclarece nuestro comportamiento todavía rebelde y luchador; no por ello siempre en el buen sentido.
Solo de esa forma lograría escapar de ese pesimismo que me persigue y que casi ha conseguido que retire mi apuesta por la razón venidera.
Que todavía sea joven respondería a mi pregunta de por qué aún hay quien cree en Dios y duda de la ciencia.
Estaría la especie humana en ese punto en el que empieza a pensar por sí mismo, en el que se cuestiona las ‘verdades’ aprendidas, el que lucha por dejar de ser invisible pero el que todavía necesita que exista un Dios en la retaguardia para asegurarse una caída acolchada; para que le guíe en la duda. Un Dios que le perdone cuando yerre y que le prometa la paz cuando inicie el camino a la oscuridad eterna.
De ser todo esto cierto y si el ser humano permite que la especie humana llegue a la vejez, mantendré la esperanza en ella porque sé que madurará. Dejará de depender de entes creados por el miedo y se apoyará en la razón. Muestras de ello, aunque pocas, ya nos está mostrando. Se aprecian en esas escasas culturas que están a años luz de la mayoría y que todavía dan miedo al resto.
Como dije antes, de ser todo esto cierto, la especie humana no iría a nuestro ritmo, el suyo sería considerablemente más lento. Y si desde que nuestra especie existe hasta hoy todavía no ha llegado a su edad adulta, eso significa que todos nosotros jamás escucharemos otra voz que no sea la juvenil y enérgica que sentimos en cada concierto.

Quizás hubo un tiempo, entre su nacimiento y su niñez, en el que la melodía que le sonreía al mundo ni siquiera contenía palabras, pues quizás la primera vez en que la especie humana gritó al unísono no sabía hablar.

Habrá que dejar que la especie humana se crea que lo sabe todo, que no necesita consejos y que sus oídos ya lo han escuchado todo, porque sabemos, todos lo que hemos superado su etapa de desarrollo, que la humildad llegará y con ella el camino hacia la razón.

Anabel Gil Cabrera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s